sábado, 12 de enero de 2013

ARA PACIS AUGUSTAE


El Altar de la Paz, reconstruido en la década de 1930 con ocasión de la celebración del bimilenario del emperador Augusto, fue inaugurado en el año 9 a.n.e por el Senado romano después de la victoria del emperador sobre Hispania y la Galia y és la obra maestra del arte romano en los relieves. Dos entradas situadas en los laterales más largos del rectángulo que forma el muro exterior conducen al altar, que se eleva sobre un podio escalonado. El muro marmóreo está decorado con relieves tanto en el interior como en el exterior. Junto a las puertas de entrada están representadas escenas de contenido mitológico y alegórico, mientras que los relieves de los laterales más estrechos muestran una imponente procesión de la familia imperial. El ara Pacis constituye un importante monumento político y propagandístico de la época de Augusto. Mitos, historia y religión simbolizan la época de la paz que, después de siglos de luchas, se inició gracias a la política del nuevo monarca imperial. 



Detalle del relieve de la Madre Tierra, majestuosamente sentada en un trono de rocas, acoge en su regazo a dos niños en alusión a Rómulo y remo, a la vez que está acompañada por dos figuras, el Aire y el Agua, sentados sobre un cisne y un monstruo marino, respectivamente, a cuyos pies se desarrollan frutos como la espiga y las cañas o animales como el cordero y el buey, junto a un jarrón que, caído, está derramando agua.



Recreación moderna del Ara Pacis en todo su esplendor.


4 comentarios:

profedegriego dijo...

Querido Francesc, un regalo de nuevo año ha sido para mí tu magnífica entrada sobre uno de los lugares más excelsos de Roma, el "Ara Pacis", que pude disfrutar a conciencia una calurosa tarde de ese ferragosto romano que inundaba de luz el recinto acristalado de Meier y iluminaba el mármol con enorme fuerza. Un placer inmenso fue acceder por las escaleras al interior para admirar la decoración de bucráneos y guirnaldas, y no fue difícil recrear mentalmente la ceremonia de los sacrificios.
Y lo más impresionante, al verlo erigido hoy con toda su elegancia, pensar en la larga odisea de su hallazgo hasta su total recuperación.
Mil gracias, querido amigo, por este recuerdo tan hermoso y mil bicos.

Francesc Sánchez dijo...

Gracias a ti por tus comentarios. Ciertamente, es uno de los mejores monumentos que se pueden contemplar en Roma y que nos muestra cual fue su grandeza. Además las recreaciones que han hecho en la paredes del museo acerca como debía ser su decoración real aun lo hacen más impresionante.
Un saludo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Me encanta el Ara Pacis. Y su sugestiva procesión. Hay paneles de este altar en la fachada de Villa Médici y creo que en algunos lugares más, según fueron encontrándolos sueltos en diversos momentos. La verdad es que resulta impresionante el modo en que extrajeron el conjunto (hasta donde fue posible) en su momento. Un abrazo, francesc.

Francesc Sánchez dijo...

Pues si, es un monumento que impresiona, y que cada vez que visito Roma no puedo dejar de verlo. Esta vez además, estuve un buen rato en elexterior del edificio donde se ha gravado la 'res gestae divi augusti'