sábado, 6 de octubre de 2012

TEMPLO DE ROMULO MAJENCIO

-->


Majencio quiso perpetuar el recuerdo de su hijo divinizado a su muerte, en el año 309 n.e., con la dedicación de un templo.

El templo fue levantado entre la propia basílica de Majencio y el templo de Faustina y Antonino Pío, enfrente de la Casa de las Vestales. Es un monumento constituido por un cuerpo central redondo, hecho de ladrillo, cubierto con cúpula y con fachada cóncava donde se excavaron cuatro hornacinas para estatuas.


La puerta, cubierta por un arquitrabe de mármol, está flanqueada por dos columnas de pórfidos con base de travertino y capiteles de mármol. La gran puerta de bronce, perfectamente conservada, es la original.



Arquitrabe de mármol.

4 comentarios:

Isabel Barceló Chico dijo...

Dentro de poco traspasaré esa puerta... ¡Estoy deseándolo! Un abrazo muy fuerte.

Francesc Sánchez dijo...

¿Y eso? ¿Vas a Roma o en una de tus novelas?

Laura Díaz dijo...

Recuerdo que la primera vez que vi este templo era febrero y granizaba. La gente corría por el foro sin pararse a mirar ni a disfrutar de nada. Y yo allí, plantada, medio oculta por una bufanda y una capucha. Roma después de la lluvia tiene una luz especial...Creo que me he puesto un poco sentimental. La nostalgia, supongo

Francesc Sánchez dijo...

Laura, hasta cuando haces un comentario lo haces con pasión. Eso si Roma ayuda mucho a despertar en uno/una los mejores sentimientos.
Un saludo.